Sé Rico o Muere Intentándolo

ser-rico

No, no tengo el talento, no soy lo suficiente bueno, no es mi turno, no sé por dónde empezar, no tengo suerte, me rindo…

Si es así, no me preguntes por qué escribí este artículo para ti, porque tampoco entiendo cómo el mundo está lleno de gente preparada y talentosa que no desarrolla los talentos o dones que se les otorgó.

Conozco a personas que:

  • viven pensando en el futuro  pero son incapaces de actuar en el presente,
  • culpan a otros de sus fracasos,
  • quieren cambiar el mundo, pero ni siquiera pueden modificar las condiciones de sus propias vidas,
  • tienen ingeniosas ideas que pueden llegar a valer millones, pero son demasiado holgazanas para levantarse del sofá.

¿Acaso tú también las conoces?

Espero que hoy, al terminar de leer este artículo tomes la decisión financiera más importante de tu vida; ya que no hay nada de malo en que seas una persona rica, ¿cierto? 

No esperes un milagro inmediato que te hará ganar millones, ni la fórmula secreta de la riqueza porque no la tengo; poner el foco en el dinero puede que te aleje de tu felicidad y te convierta en una persona mediocre.

Además el dinero rápido se traduce en engaños, en realizar trabajos que no te gustan o hacer cosas poco éticas para conseguirlo. Te propongo algo mejor, que seas sabio, rico y libre, en ese orden, así que primero céntrate en aumentar tu conocimiento.

Es curioso cómo las personas que ganan un salario mínimo tienen las virtudes necesarias para llegar a tener una vida abundante. Por lo general son personas muy trabajadoras y creativas, como para sacar adelante a su familia con bajos ingresos.

Entonces… ¿Qué es lo que diferencia a una persona rica de estas personas?

Simple: La mentalidad, la forma de ver el dinero y de manejarlo en su vida.

“La falta de recursos suele ser transitoria pero la pobreza mental puede ser eterna.”

Juan Diego Gómez

Pocos entienden que la riqueza se crea en la mente.

Cuidado!!!, si algo es abundante en este mundo son las personas pesimistas, los ambientes negativos, las malas noticias y excusas de sobra para que no alcances tu éxito financiero. Así que debes tomar algunas decisiones radicales respecto al entorno que te rodea.

Si hoy tienes pocos ingresos definitivamente eres tú quien decide si será así toda la vida Clic para tuitear

Ahora quiero compartir contigo alguna de mis notas personales para alcanzar una vida abundante:

  • Haz lo que amas y aségurate que exista un mercado para eso. Si sigues tu pasión, también lo harán tus clientes y el dinero fluirá. El placer de hacer lo que te apasiona vale más que el poder, el dinero y la fama.
  • Piensa en grande pero concéntrate en lo básico. Ya tienes la posibilidad de pensar, asegúrate de que sea en grande sin dejar de dar pequeños pasos a la vez. Comprométete contigo mismo.
  • Preparen, Fuego y Apunten. No necesitas ser un experto para empezar tu idea de negocio, la práctica y los errores te harán ser cada vez mejor si los utilizas a tu favor. Tampoco te enfoques en buscar una súper idea o te quedarás parado. Da el primer paso, si afrontas una pérdida, recupérate de inmediato, aprende de tus errores y sigue adelante.
  • Sé creativo. No se trata de hacer dinero, se trata de hacer la diferencia y convertir tu negocio en referencia para el resto. La clave está en crear algo que la gente aprenda a no poder vivir sin ello y el dinero sencillamente llegará.
  • Sé más productivo. Aprender a gestionar mejor tu tiempo es indispensable en tu camino hacia la riqueza.
  • Desarrolla una economía de servir o ayudar a otros. La cantidad de dinero que ganes será directamente proporcional a la cantidad de personas que seas capaz de ayudar. Brinda un extraordinario servicio y los clientes te lo agradecerán comprando y recomendándote más.
El secreto de la vida es dar, dar mucho, dar antes que recibir Clic para tuitear
  • Aprovecha al máximo las nuevas tecnologías. Estás en la época de las oportunidades, hoy puedes acceder a cualquier parte del mundo desde un ordenador o un móvil. Utiliza sabiamente la tecnología para apalancar tus ideas o clonarte virtualmente.
  • Ama la venta. Desarrolla un espíritu comercial.
  • Deja de quejarte, utiliza las quejas a tu favor. Hay personas que se ahogan en un vaso de agua, mientras otras se toman el agua y venden el vaso. Mientras algunas personas lloran otras ven la oportunidad para venderles pañuelos. Satisfacer necesidades es la clave y donde hay personas que se quejan hay una necesidad, si aprendes a identificarlas vas un paso adelante.

Toma nota: Afrontar los problemas de otras personas, es la clave para encontrar nuevas oportunidades.

  • Edúcate financieramente. Si no amplias tu conocimiento, si no lees y te capacitas tu realidad financiera será muy pequeña. Ampliar tu educación financiera significa ampliar tu visión para encontrar nuevas y mejores oportunidades. Busca un buen asesor financiero.
  • Aprender a vivir por debajo de tus posibilidades. Es decir, gasta menos de lo que ganas. Si compras cosas para aparentar ser rico, es muy probable que nunca alcances, verdaderamente, ese estatus.
  • Oblígate a ganar más. Los primeros días de cada mes separa una parte considerable de tus ingresos para invertir y la otra para vivir, la necesidad de no tener lo suficiente para llegar a fin de mes te llevará a buscar nuevas alternativas para obtener ingresos. Si lo tienes todo medido y nunca te obligas a nada, porque nada te falta, entonces nunca te pondrás al límite.
  • Decide hoy mismo ser un inversor. Desecha la idea: “tengo poco dinero, no necesito aprender a invertir”. Construye sobre lo que tienes ahora, comienza ahorrando tu dinero, luego inviértelo sabiamente y por último diversifica tus ingresos.

Si quieres tener lo que pocos tienen, debes estar dispuesto hacer lo que pocos harían Clic para tuitear

Cuando te hablo de que seas sabio, rico y libre, te animo a que te sumes a una nueva clase social, la Clase Creativa, donde se encuentran las personas que utilizan la creatividad y el conocimiento como materia prima, personas tienen el foco no en el dinero sino en ayudar y servir a la mayoría.

¿Te sumas? Este es tu momento, así que comienza a trabajar en ti mismo.

Entonces… ¿El problema es de dinero o de falta de información?

En próximos artículos te estaré comentando sobre:

  • Cómo ganar más dinero a través de un plan de ingresos pasivos que te duren para toda la vida.

Por ahora recuerda:

 Antes de hablar…¡Escucha! Antes de escribir… ¡Piensa! Antes de criticar…¡Examina! Antes de herir…¡Siente! Antes de gastar… ¡Gana! Antes de rendirte ¡Intenta!

ANTES DE MORIR…¡¡¡VIVE!!!

 Es el momento de levantarte y decir: -Yo voy en esta dirección, Síganme-

Por último, pero no menos importante:

– Me encantaría saber tu opinión del artículo:  ¿Tienes alguna duda o recomendación? ¿Qué te ha parecido el artículo?

– Si crees que le puede servir a más gente, ¿Me ayudas a llegar a ellos compartiendo el artículo en tu Facebook o  tu Twitter, o a tus contactos por e-mail?

Muchas Gracias

2 personas han opinado...

  1. Aprender a vivir por debajo de tus posibilidades. Es decir, gasta menos de lo que ganas. “Si compras cosas para aparentar ser rico, es muy probable que nunca alcances, verdaderamente, ese estatus”.
    MEJOR VENDER Y VENDER COSAS PARA SER VERDADERAMENTE RICO
    Amar la venta y ser competitivo en el ámbito comercial

    1. Ya eres parte de la familia Juan.
      Una vez más gracias por tus comentarios.
      Sabes, con respecto a este artículo en lo personal he aprendido que no se trata de vivir por debajo de las posibilidades de cada cual, sino de saber administrar adecuadamente el dinero. De nada vale, como diría Juan Diego, ser el más rico del cementerio. Ser ricos en amor, en amigos, en experiencias de vida, en salud, etc, también vale la pena.
      Por eso, aunque en principio se debe tener claro que “gastando dinero no se hace dinero”, también es de sabios llenar la satisfacción personal, con experiencias emocionales agradables que sean inolvidables. Como una buena cena, un buen viaje en primera clase. Se trata de encontrar cada cual su equilibrio en la vida.
      Un saludo de Mario

¿Y tú qué opinas?