Miedo al Fracaso, noooo. Me Equivoqué, ¿y qué?

miedo-al-fracaso

Si no fuera por ese maldito miedo al fracaso…

De niño, mis padres estaban tan preocupados por la posibilidad de cometer errores y de no ser juzgados mal por ello, que sin darse cuenta me transmitieron la idea de que si cometía un error, las consecuencias serían terribles.

Luego, al llegar a la escuela me encontré con un gran cartel que decía: “Es malo cometer errores”.

Y es que en clases, los estudiantes que menos se equivocan son considerados los más “inteligentes”. Sin embargo, en la vida, cometer un error, aceptarlo y aprender del mismo, es un proceso fundamental para alcanzar el éxito.

Vamos, que no es lo mismo ser inteligente en la escuela que astuto en el mundo real.

Así fue como el miedo a cometer errores, heredado de mis padres y reafirmado por la sociedad, los medios de comunicación y las personas con las que me relacionaba, llegó para quedarse en mi vida.

En lo adelante, el temor a las críticas, a ser blanco de burlas, humillaciones o ser rechazado, se apoderaron de mí, mientras fingía ser perfecto.

Mi autoestima estaba por el suelo y me daba temor la idea de no ser lo suficientemente competente o valioso.

Si cometía algún error, disimulaba antes de que el resto lo notara o sencillamente buscaba una justificación tras la cual esconderme. Nunca admitía que la culpa fuese mía, culpaba a otras personas, a la casualidad, incluso a las ideas.

No fracasan las ideas, sino las personas Clic para tuitear

Apostaba a lo seguro intentando evitar el fracaso, dejándome retener una y otra vez por el miedo, que además, se fue encargando de crear mis propios límites.

Bastaba con revisar mi basurero mental para encontrar, a simple vista, ideas de proyectos sin poner en práctica, buenas oportunidades perdidas, incluso cartas y frases de amor que jamás llegaron a su destino.

Formaba parte de ese enorme grupo de personas que ni siquiera comienza a trabajar en sus objetivos porque el miedo a fracasar les impide dar el primer paso.

Lo cierto es que la vida nos lanza fuertes golpes, nos guste o no, y esperar que todo nos salga bien, no es de sabios. Por eso antes de que las cosas me comenzaran a salir bien, tuve que tocar fondo.

Convertirme en aprendiz fue lo que me ayudo a reconocer que no soy perfecto, pero de lo que si estoy seguro es que tanto tú, como yo, podemos ser mejores.

Yo comencé por aceptar la Ley de Murphy: “Cualquier cosa que pueda salir mal, lo hará”. Fui desaprendiendo viejos hábitos como sentirme agobiado por la culpa y el arrepentimiento.

Empecé a ver los errores como parte esencial de mi superación personal, por lo que me dediqué analizar cómo poder aprender de ellos.

Los errores y las dificultades, son los mejores maestros, así que aprende de ellos Clic para tuitear

Aprende de tus errores en 3 prácticos y sencillos pasos

  • Asume la responsabilidad de tus errores, no te justifiques ni culpes a otros.

Tu instinto natural siempre intentará justificar tus errores para que tu ego no salga lastimado. Di la verdad, acepta que has sido tú quien ha cometido el error, no pasa nada, estás aprendiendo.

  • Controla tu enojo o terminarás acabando con tu motivación o lo que es peor, haciendo daño a otras personas.

Ira + Desesperación = Destrucción, así que respira lentamente, cuenta hasta diez y vuelve a respirar para tranquilizarte.

No te castigues por el error cometido, lo hecho, hecho está y no se puede cambiar. Evita la frustración y mantén el control de tus emociones.

  • Repasa los detalles

Evita volver a cometer los mismos errores así que, si y solo si has pasado satisfactoriamente por los pasos 1 y 2, da un paso atrás y recuerda que los provocó. Haz tus apuntes, saca tus propias conclusiones y actualiza tu forma de pensar y actuar.

“El fracaso derrota a los perdedores e inspira a los ganadores”

Robert T. Kiyosaki

Si estás consciente de que puedes aprender de tus errores, podrás recuperarte con éxito después de haberlos cometido. Por el contrario, si asumes tus errores en sentido negativo, terminarás frustrado, bloqueado y, en un segundo intento, lo más probable es que vuelvas a fallar.

En lo personal, también me ha dado buenos resultados aplicar la Estrategia del Aprendiz. Se trata de estudiar historias de éxito y fracasos de personas que se hayan desarrollado en tu campo.

Es más fácil y rápido aprender de los errores ajenos que de los tuyos.

Toma nota: Las personas exitosas siempre buscan la perfección, pero se permiten cometer errores e intentar una y otra vez las cosas antes de tener éxito.

Eso significa que, si quieres triunfar, deberás también aceptar que a veces se pierde.

Todos cometemos errores, pero no todos manejan la situación de la misma manera cuando las cosas salen mal.

El enojo, la frustración y el miedo son sentimientos que comúnmente te invadirán cuando sientas que te has equivocado, cuando aparezcan obstáculos, o estés en busca de nuevos caminos para alcanzar tus objetivos.

En lugar de lamentarte aprovecha la experiencia para aprender y salir adelante.

En mi camino rumbo al ÉxitosinCer0, reconozco que me he equivocado y lo volveré hacer, ¿y qué?

“No tengas miedo a equivocarte, el éxito es una suma de múltiples fracasos y errores.”

Seth Godin

Si te ha gustado este artículo puedes “Compartirlo” o dejarme tus “Comentarios” más abajo.

Gracias por tu apoyo.

6 personas han opinado...

  1. esta buenaza ,y es verdad así como tienes errores también aprendes porque los errores te enseñan y te dejan una lección por eso yo prefiero cometer muchos errores para así aprender mas y de ellos llegar al éxito….

    1. El placer es todo nuestro Alex.
      Gracias por haber dedicado parte de tu tiempo a leer nuestras líneas.
      Bienvenidao a la ECO-Familia, puedes escribirnos a través de la página de contacto y con gusto te responderemos.

¿Y tú qué opinas?