8 Cualidades que Debes Desarrollar para Triunfar en tu Negocio

8-cualidades-para-negociosTodo lo que hemos visto en los artículos ¿Deberías Renunciar a tu Trabajo y Perseguir tu Pasión? y Cómo Empezar Mi Negocio tiene un objetivo principal: prepararte para emprender algún negocio que te haga independiente y te conduzca por un camino de abundancia económica, personal y espiritual. Si empiezas un negocio, el objetivo debe ser triunfar en tu negocio.

Si has llegado a este artículo con ganas de empezar y salir ahí fuera a comerte al mundo, te felicito.

Hoy hablaré de algo que te será de gran ayuda: las cualidades que debes desarrollar para que tu negocio triunfe.

Pero, ¿qué es un negocio?

Un negocio es sencillamente un medio de ganar dinero. Pero, ¡cuidado! Hacer un negocio es comenzar una guerra, entrar a una batalla contra todo lo que se interponga entre tu negocio y tú.

Para avanzar en el desarrollo de tu negocio necesitarás invertir tiempo y esfuerzo; el trabajo es la parte más importante que necesita un negocio.

Hay negocios que se hacen sin dinero; pero ninguno se hace sin trabajo Clic para tuitear

Si estás empezando en este mundo, los negocios que se hacen con poco dinero son los que más te convienen; pero debes tener claro que a estos lo que les falta de capital, tiene que sobrarles de inteligencia y actividad.

Si no eres una persona activa te será más difícil emprender tu negocio, pues un dulcero que se acuesta a dormir en un esquina no tiene al día siguiente ni para empezar a trabajar.

Veamos ahora, 8 cualidades que si desarrollas bien, te permitirán triunfar en cualquier negocio que te propongas iniciar.

  1. La actividad

La actividad es la cualidad más importante para cualquier negocio. Muchas veces para comenzar un negocio no es necesario tener montañas de dinero sino una idea y la inventiva suficiente para realizar acciones que tributen a esa idea.

Un ejemplo de esta cualidad es “La Historia del Reloj y el Pan

Había una vez un muchacho que quería regalarle a su novia un delicioso turrón de chocolate suizo, pero no tenía dinero. Sin embargo desde pequeño tenía dos habilidades bien desarrolladas, era una persona activa y sabía cómo hablar directamente al corazón de las personas.

En su casa pensando en lo que le costaría comprar un turrón tan caro, se le ocurrió una idea. Fue hasta donde estaba su padre y le suplicó que le prestara su antiguo reloj de plata.

Después fue corriendo a ver al mejor panadero de su zona y le propuso un negocio, él le dejaría el reloj como garantía a cambio de darle una canasta de pan que el vendería.

Con su elocuencia y entusiasmo logró vender el pan a un precio mucho mayor del que aquel panadero cobraba en su panadería. Una vez que la canasta estuvo vacía le quedo dinero para devolver al panadero por el pan entregado, recuperar su reloj y obtener una pequeña ganancia.

Esta operación la repitió unas dos veces a lo largo del día con unos resultados increíbles. Al finalizar el día, se presentó en casa de su novia con su preciado regalo y un bello ramo de flores.

Esta historia que me he acabado de inventar quizás no sea perfecta, pero demuestra que si tienes la motivación correcta y tomas la decisión de ser una persona activa, tu negocio puede despegar muy alto.

Al muchacho también le ayudó la siguiente cualidad.

  1. La elocuencia.

La elocuencia se resume en hablar mucho y bien. Debes procurar elogiar tu mercancía siempre, presentarla de la mejor manera posible.

Si tu mercancía son los servicios que ofreces, entonces debes presentarlos como si fuesen tu propia vida. Recuerda que Tiempo es Vida.

Pero no confundas la elocuencia con la habladuría sin sentido que escuchas a veces por la calle.

Muchas palabras llaman la atención por el ruido; pero si no llevan razones que convenzan, entonces no sostienen la atención.

Piensa en las cualidades que tiene tu mercancía y luego practica discursos sobre los beneficios que obtienen tus clientes al comprarte a ti gracias a esas cualidades.

Tienes que ser el mayor experto en tu mercancía, estudia y practica solo para que delante de los clientes puedas presentar bien tu papel.

La elocuencia se obtiene con el roce social, estudiando, leyendo y practicando Clic para tuitear

  1. La exactitud y la puntualidad

Dos cualidades en una sola, pero no por eso menos importante. Si tienes alguna cita con un cliente, llega en tiempo.

Nunca hagas esperar a nadie, recuerda que el tiempo en los negocios es dinero. Cuando haces que otros esperen por ti, haces también que pierdan la confianza que tienen en ti.

Si te comprometes a pagar en cierto plazo, hazlo, porque si no lo haces, perderás crédito.

  1. Se oportuno

Siempre antes de tratar sobre tu negocio con algún cliente, mira su estado de ánimo. Si lo ves enojado no le hables sobre lo tuyo, comienza por otra cosa. Poco a poco ve introduciendo el tema.

Sé oportuno no solo con los clientes, sino también con tu negocio. Recuerda que en tiempos de frío, no puedes vender hielo.

El negocio está en la oportunidad. Así que sal afuera y encuentra tus oportunidades.

  1. Ten confianza en que vas a triunfar en tu negocio

Si o si, tienes que tener confianza en tu negocio. Para que nazca esa confianza necesitas conocer tu negocio lo mejor posible.

No te puedes lanzar a un negocio desconocido sin haber pasado un tiempo estudiándolo y probándolo. Cuando ya lo hayas estudiado, entonces sí, con toda confianza lucha sin parar.

Haz cómo recomienda Juan T. Gonzales en su Bestseller “Cómo se triunfa en la vida”, córtate la retirada, quema las naves.

La forma más efectiva para triunfar, es cuando no hay otra opción más que vencer Clic para tuitear

Si emprendes un negocio y de eso depende tu vida, tienes que luchar con todas tus fuerzas.

Si haces eso, verás que la victoria aunque se tarde vendrá; porque tiene que venir, porque vas a hacerla venir.

  1. La novedad

La novedad es uno de los aspectos que no debes descuidar en tu negocio. Todos los días debes pensar nuevas formas y estrategias para mejorar.

Que tu negocio nunca se vea viejo. Ya sea que tengas que cambiar de lugar las mercancías, cambiar el modo de ofrecer tus productos. En fin, no seas rutinario.

Que todos los días haya algo atractivo, algo llamativo, algo original.

Salte de lo ordinario, algunas veces fallarás y no llamarás la atención; pero otras veces acertarás. Solo basta con que aciertes una vez y tu vida puede cambiar para siempre.

Ten ideas alocadas. Como nadie ve lo que piensas, puedes entretenerte en pensar cosas extravagantes respecto al modo de manejar tu negocio y de esas extravagancias es de donde salen las ideas originales y de las ideas originales, salen los negocios nuevos que son los que dan verdaderamente abundancia.

Los verdaderos emprendedores se admiran primero ante el tamaño de sus ideas, pero después las hacen realidad.

  1. Date prisa y empieza Ya

Construir un negocio, no quiere decir que no te diviertas, de hecho si no te diviertes en tu negocio, te será muy difícil mantener la motivación.

Tienes que aprovechar las oportunidades en su momento, estar alerta a lo que sucede a tu alrededor.

Andar de prisa en tu negocio no es lo mismo que andar corriendo, ni andar agitado, ni hacer mucho ruido.

Para no perder tiempo y andar de prisa, hay que pensar lo que se va a hacer, luego pensar el modo de hacerlo pronto y bien y después hacerlo despacio para que salga bien.

Vaya trabalenguas me he inventado, pero funciona.

Hay una forma para andar aprisa y es: andar despacio; pero despacio, con los pies o con las manos y rápido con el pensamiento.

Si tienes pensado que quieres alcanzar el éxito en tu negocio y no conoces el camino ni has pensado por donde irás; probablemente darás muchas vueltas y aunque vayas aprisa tardarás mucho en llegar al lugar que te deseas.

Pero si piensas, te informas y ya sabes por dónde va el camino, aunque vayas despacio, llegarás pronto.

Lo que se necesita en los negocios es: pensar y obrar bien, siempre. Pues cada cosa mal hecha habrá que hacerla dos veces.

  1. Conocimiento de la naturaleza humana

Necesitas conocer a los hombres, las mujeres, y los niños. Estudiar su carácter, sus gustos, sus aptitudes, de lo que es capaz cada uno, que es lo que más le agrada, cuáles son los modales y palabras que más le atraen, en fin, identificarte con la gente.

Debes saber cómo dirigirte a las personas, este es un estudio que tendrás de por vida, pues siempre se está aprendiendo.

Ahora es tu turno. Toma de este artículo lo que necesites, aplícalo a tu vida, modifícalo y dale tu propio estilo.

En el próximo artículo compartiré contigo “6 Reglas de Oro para un Negocio Exitoso”, ¿qué te parece la idea? Déjame tu comentario.

Por hoy es todo. Gracias por tu tiempo y no olvides COMPARTIR

Nos vemos en el próximo artículo.

¿Y tú qué opinas?