Tú Tienes Suerte

tu-tienes-suerteAntes de recibir lecciones de desarrollo personal solía decir que la suerte” acompañaba a todas las personas que tenían éxito.

Me sentía la persona más desdichada del mundo y eso me generaba un estado de incapacidad tremenda.

Incluso te confieso que a veces utilizaba “la suerte” como excusa para justificar mi celo o envidia hacia determinadas personas. Menos mal que pude darme cuenta a tiempo y espero que tú también lo hagas.

¿Realmente existe la Suerte? Claro que sí.

Muchos de los sucesos que determinan nuestro futuro son aleatorios y están fuera de nuestro control.

O lo que es lo mismo: una gran parte de nuestra vida depende de que tengamos buena o mala suerte.

Revisemos un dato que demuestra tu buena suerte: 1 de 300 millones, este representa la cantidad aproximada de personas que podían haber nacido por ti, los espermatozoides que fracasaron en su carrera de vida por tener menos suerte que tú.

Nadie puede influir en este suceso, por eso mientras lees este artículo debes sentirte orgulloso de contar con la suerte de estar vivo.

Ahora bien, una vez que naces

¿Tu Suerte está Escrita?

Te lo pregunto porque he conocido gente que cree que algunas personas nacen afortunadas y otras no, espero que no sea tu caso, y si lo es

Toma nota: Cada quien es dueño de su propia suerte.

La probabilidad de que tengas suerte está altamente influenciada por las decisiones que tomas.

Ambos, tú y yo, podemos elegir nuestras acciones, pero en la mayoría de los casos no podemos predecir con exactitud el resultado de las mismas. Es por eso que tu suerte parte de una decisión tomada por ti o por otros, una oportunidad aprovechada o un camino recorrido.

Incluso ganar la lotería que es cuestión del azar, parte de la decisión inicial de haber comprado el ticket. Lo que seguro no sabías es que cerca del 95% de las personas que ganan la lotería quedan en bancarrota pasados cinco años, ¿será mala suerte?

Cuando caminas hacia adelante no sabes por qué suceden las cosas, pero si miras hacia atrás notarás que todo encaja.

Los “suertudos” aunque no tengan un determinado talento ni sean especialmente inteligentes,  obtienen lo que se proponen en la vida y alcanzan sus metas con cierta facilidad.

Es como si estas personas se encontraran en el momento preciso y el lugar adecuado para beneficiarse de todo lo bueno de la vida.

¿Será el azar, poderes del más allá, amuletos o magia?

La respuesta es -No-, nada de lo anterior influye a la hora de crear tu propia suerte.

“Las personas supersticiosas que creen firmemente que son poco afortunadas realmente se sentirán más tensas ciertos días. Con total seguridad se sentirán estresadas, conducirán peor, posiblemente estarán más distraídas y serán más propensas a tener un accidente”.

Profesor Wiseman

Ten en cuenta que mientras más preocupado estés, menos oportunidades serás capaz de descubrir y peor suerte tendrás.

Tus ideas las posees, tus creencias te poseen a ti Clic para tuitear

¿Entonces, cuál es el secreto que tan celosamente guardan los “suertudos”?

En realidad, la gente a la que consideramos afortunada encuentra todo tipo de oportunidades y las aprovecha, mientras que quienes parecen no tener buena suerte son incapaces de hallarlas.

Estas personas por lo general tienen un espíritu constructivo, son perseverantes, están más abiertos a los demás y poseen una cierta habilidad para crear circunstancias y seguir su intuición.

Por otro lado las personas que dicen tener “mala suerte” se debe fundamentalmente a que: o no ven las buenas oportunidades que aparecen a diario a su alrededor o las desaprovechan, convirtiéndose así en víctimas de las circunstancias.

Si en estos momentos consideras que tu suerte no es buena, presta mucha atención a los siguientes consejos:

Toma nota:

  1. Cuando se junten muchas cosas malas en tu vida, no es mala suerte, el la oportunidad de aprender más cosas a la vez.
  2. No esperes a que el mundo cambie y cambia TÚ.

Ahora bien, resulta curioso como hay personas que utilizan la palabra “suerte” como excusa para evitar el esfuerzo.

Quieren tener lo que otros tienen, pero no están dispuestos a ir por ello y mucho menos a pagar el precio.

Hummm, ¿qué mensaje le darías tú a este tipo de personas?

La buena suerte no es cuestión de casualidad, sino de elecciones. No es algo que haya que esperar, sino algo que hay que perseguir.

¿Qué debes hacer?

  • Prepárate. Tus resultados crecerán en la medida que crezcas TÚ, apúntate seminarios, conferencias o clases de Actitud. Toma los conocimientos y herramientas necesarias.
  • Sal a buscarla. Todos sabemos que el que busca encuentra. Así que Toma Acción.
  • No te des por vencido. Se persistente hasta que “tengas suerte”.

Para terminar mira a tu alrededor, si tienes éxito es probable que algunos te consideren una persona de buena suerte.

Sin embargo solo tú conoces las decisiones y acciones que has llevado a cabo para alcanzarlo. Si ese es tu caso, aprovecha este artículo para Compartir tu historia.

Y si aún no has alcanzado tu propio éxito, no te preocupes acabas de obtener un bono extra de Buena Suerte al leer este artículo, solo tienes que poner en práctica lo aprendido.

¿Qué esperas?

¿Y tú qué opinas?